Followers.

martes, 16 de marzo de 2010

MIAU.

Y de repente se encendió la luz, me quede durante unos minutos cegada ante ella, hasta que al fin pude reaccionar, me sentía tonta incluso peor que eso, tal vez era idiota... no lo llegue a saber hasta que me di cuenta que me habían hecho ver como estaba, como era todo realmente; estaba totalmente demacrada a penas sabía si aguantaría en pie unos minutos, era otra persona totalmente distinta a la que solía ser, había bajado 10 kilos desde que todo empezó a irnos mal, había palidecido y mi piel era mas delicada, la gente dice que en mis ojos se revelaba toda la angustia que no quería mostrar...Alguien sin yo darme cuenta me había encendido esa luz para que viera que no se merecía alguien como yo, porque lo que realmente necesitamos es alguien que nos haga sentir queridos, amados y totalmente únicos.

3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. No puedes tener más razón. Ese alguien debe quererte mucho también... o eso demuestra enseñándote la verdad... =)
    Como dice el refrán; Sólo se merece tus lágrimas la persona que no te haga llorar.
    :D
    Nunca se acuesta uno sin aprender algo antes...
    un besito! :)

    ResponderEliminar